Viajar a Sudáfrica con niños - encuentro con una jirafa en la reserva de Entabeni
Viajar a Sudáfrica con niños - encuentro con una jirafa en la reserva de Entabeni
Viajar a Sudafrica con niños - una huella de leopardo en un safari a pie por la reserva de Entabeni, Sudáfrica

VIAJAR A SUDÁFRICA CON NIÑOS

CUATRO EN RUTA

Viajar a Sudáfrica con niños

 

Viajar a Sudáfrica con niños es siempre un acierto. Y es que es una alternativa perfecta para otros sitios más conocidos como puedan ser Tanzania o Kenia. Sin embargo, estos países conllevan un problema añadido para los niños: la necesidad de vacunarte contra la fiebre amarilla y el riesgo de malaria. Estos inconvenientes desaparecen en Sudáfrica.

 

Todo un espectáculo para los sentidos

 

Desde el momento en que sales del aeropuerto y te alejas de la ciudad, las sensaciones son muy intensas y resulta muy complicado describirlas.

Por un lado, la luz tan cálida hace que tengas la sensación de vivir en un atardecer permanente. A ello se une ese aroma dulce y penetrante de cualquiera de sus bosques, en especial después de las fuertes lluvias. Y también, la envolvente bruma del amanecer, el fulgor de las estrellas por la noche y el color intenso de sus tierras.

 

Todo un espectáculo que te rodea y verdaderamente te engancha. En suma, no dejes de viajar a Sudáfrica con niños.

CONSEJOS PARA VIAJAR A SUDÁFRICA CON NIÑOS

Aquí tienes unos cuantos consejos que a nosotros nos han venido muy bien en nuestros viajes a Sudáfrica. También puedes consultar los que te dejamos en nuestra página de inicio.

NO HACE FALTA VACUNAR A LOS NIÑOS CONTRA LA MALARIA

Seguro médico y vacunas

 

Si vas a viajar a Sudáfrica con niños, deberás contratar un seguro médico, porque la asistencia sanitaria privada es muy cara. Te dejamos información mas detallada en nuestra página de inicio.

 

En cuanto a la tarjeta de vacunación, Sudáfrica no exige ninguna vacunación específica. Sin embargo, hay zonas de malaria, sobre todo aquellas que lindan con Botsuana y Mozambique. El Parque Nacional de Kruger está también incluido entre esas zonas.

 

Si vas a alguna de esas zonas, deberás realizar la profilaxis para viajar sin riesgos. No obstante, existen muchos parques nacionales y reservas privadas libres de malaria repartidos por todo el país.

 

Hablando de malaria…

 

En las zonas de malaria, el riesgo mayor existe, sobre todo, durante la temporada de lluvias, de noviembre a abril. Especialmente al atardecer y al amanecer. Para evitarlo, no olvides llevarte tu repelente para insectos tanto para la piel como para la ropa.

 

Además, lleva ropa que cubra todo tu cuerpo (pantalón y manga larga). De esta forma sólo necesitarás el repelente en manos y cara. Estas precauciones te pueden venir bien incluso en reservas y parques clasificados como libres de malaria.

 

Por último, recuerda beber sólo agua embotellada, sin hielo.

¿RESERVAS O PARQUES?

¿Con qué te quedas?

 

La primera decisión que deberás tomar a la hora de organizar tu viaje a Sudáfrica es la de visitar un parque nacional o una reserva privada. A la hora de elegir, recuerda que lo importante no sólo será el mayor número de encuentros con animales salvajes en libertad. También es importante recibir el mayor número de explicaciones sobre lo que está sucediendo en esos momentos. Por tanto, la asistencia de un ranger es fundamental.

 

La Red de Parques Nacionales de Sudáfrica

 

La Red gestiona 19 parques en todo el país, entre ellos el Parque Nacional de Kruger. En los parques nacionales, el alojamiento es más barato y menos lujoso. Además, en general, llegas en tu propio vehículo y conduces tú mismo.

 

Por otro lado, el número de vehículos no está limitado. Por esa razón, puedes encontrarte incluso con atascos, en especial cuando hay algún avistamiento de felinos.

 

A ello se une que si viajas en tu vehículo, ni estás acostumbrado al entorno ni conoces las costumbres de los animales. Por lo tanto las posibilidades de tener un encuentro con ellos son menores. Y, por otro lado, los riesgos de sufrir un ataque son mayores.

 

En definitiva, si decides ir a un parque nacional, hazlo siempre de la mano de algún ranger especializado.

 

Las reservas privadas

 

En las reservas privadas la entrada y el alojamiento son más caros. Pero también incluyen mejores servicios.

 

Alojamiento y manutención

 

En primer lugar, el precio del alojamiento incluye las comidas –no las bebidas– y la posibilidad de disfrutar piscinas privadas, spas u otras instalaciones deportivas. A veces, incluso, tiene campos de golf en las proximidades.

 

En ocasiones, los servicios adicionales pueden llegar a incluir otras actividades, Así, por ejemplo, puedes disfrutar de paseos a caballo, a pie, en globo o helicóptero.

Además, se limita el número de personas por vehículo y el número de vehículos en cada uno de los safaris. Todo unido multiplica las posibilidades de ocio. Esto es importante si vas a viajar a Sudáfrica con niños.

 

Rangers especializados

 

En segundo lugar, las expediciones son conducidas por rangers especializados. Ellos son la clave para que tu experiencia de viaje sea satisfactoria. Estos rangers están perfectamente formados para seguir el rastro de los animales. Así, aumentan las posibilidades de avistamiento. Y, además, conocen el lenguaje corporal y el comportamiento de las diferentes especies. Ellos te van a indicar cómo debes comportarte en caso de un encuentro con cada uno de los animales. 

 

Servicios adicionales

 

Además, pueden incluir safaris nocturnos, lo que permite ver más especies u oportunidades de ver a los felinos cazando.

 

Por otro lado pueden tener pista de aterrizaje o helipuertos, lo que permite desplazamientos directos desde el aeropuerto de Johannesburgo. El aterrizaje puede ser una aventura en sí mismo.

 

En tercer lugar, la entidad que gestiona la reserva es la que se encarga de coordinar todos los servicios. Así, te puede facilitar mucho las cosas, en caso de que tengas algún problema. Esto también es muy relevante si vas a viajar a Sudáfrica con niños.

 

Zonas libres de Malaria

 

Por último, algunas de estas reservas son zonas clasificadas como libre de malaria. Esto te da mucha tranquilidad a la hora de viajar con niños, más imprudentes a la hora de tomar precauciones frente a las picaduras de mosquito. Otro punto a favor si vas a viajar a Sudáfrica con niños.

 

Puedes ver los big five

 

En las reservas también tienes la posibilidad de ver los llamados big five. Los big five son los animales más difíciles de cazar: el león, el leopardo, el rinoceronte, el búfalo y el elefante.

 

Resultado final

 

En definitiva, las reservas son una opción muy a tener en cuenta si quieres a viajar a Sudáfrica con niños sin riesgo a contraer la Malaria y con el apoyo logístico de un buen resort. El único inconveniente es que, si la reserva es muy pequeña, te puede dar la sensación de que los animales están en cautividad.

 

Ojo con la edad de los más pequeños

 

Si quieres a viajar a Sudáfrica con niños debes tener en cuenta que te exigirán que los niños tengan una edad mínima entre los 6 y los 8 años para disfrutar de los safaris. Esto es lógico ya que pasas mucho tiempo en el jeep y puede que los más pequeños se acaben o cansando o aburriendo.

 

De la misma forma, los niños más pequeños son los que tienen un comportamiento más impredecible. Y no debes olvidar que un safari no deja de ser una experiencia peligrosa.

¿HAY QUE LLEVAR CERTIFICADO DE NACIMIENTO?

Pasaporte en regla

 

En primer lugar, para entrar en el país, basta con que tengas el pasaporte en vigor y que disponga de, al menos, 2 páginas en blanco. Su fecha de caducidad debe ser, como mínimo, 30 días posterior a la fecha de salida del país.

 

Documentación para menores

 

Si vas a viajar a Sudáfrica con niños, los menores de edad deben estar provistos de su certificado literal de nacimiento. Además, en caso de que viajen sólo con uno de los progenitores, deberán llevar una declaración jurada y copia certificada de los documentos de identidad del progenitor que no acompañe al menor.

 

Todo deberá estar traducido al inglés, si bien existen certificados de nacimiento plurilingües que también son suficientes. A nosotros fue el que nos aceptaron

TARJETA WILD CARD

Si vas a realizar un viaje largo por Sudáfrica y te has decantado por la opción de los parques nacionales, te puede interesar la Wild Card.

 

La tarjeta te permite entrar a todos los parques y reservas adheridos al programa durante todo un año. Si vas en familia, la tarjeta te cubre hasta siete personas, incluyendo en el grupo, cómo máximo, dos adultos. En la página web de la Red se encuentra toda la información.

SEGURIDAD

Uno de los países más inseguros

 

Si vas a viajar a Sudáfrica con niños, lo más seguro es que te preocupe que Sudáfrica sigue siendo una zona muy insegura. Sus principales ciudades tienen un alto índice de criminalidad, especialmente Durban, Ciudad del Cabo o Johannesburgo.

 

Fuera de los lugares concretos más turísticos, se ven pocos extranjeros, y menos aún con niños, paseando por la ciudad. Incluso el hecho de estar esperando en una parada de autobús puede llegar a ser peligroso, dependiendo de las zonas en las que se hallen. Tenlo en cuenta si tenías pensado utilizar el Autobús Turístico. 

 

¿Viajar por tu cuenta?

 

Aunque las infraestructuras son buenas, son varios los factores que desaconsejan que viajes en tu propio coche.

 

Primero, existen muchas zonas donde no deberías entrar, especialmente en las proximidades a las ciudades o cerca de las favelas que existen en el país. En segundo lugar, no se recomienda conducir por la noche y Sudáfrica es un país en el que anochece muy pronto.

 

Además, en cada cruce te vas a encontrar con gente que se acerca a ti para pedirte u ofrecerte cosas. En tercer lugar, puedes encontrarte en las autovías personas que caminan y cruzan a veces en condiciones de visibilidad baja. Por último, muchos conductores no tienen permiso de conducir por lo que las infracciones y la conducción imprudente son más frecuentes de lo normal.

 

Todo eso puede hacer que la experiencia del viaje se acabe empobreciendo mucho y no disfrutes como deberías.

CLIMA

A excepción del desierto del Kalahari, el país tiene un clima muy suave y cualquier mes del año puede ser bueno para visitarlo. Si viajas a Sudáfrica con niños, una buena época puede ser noviembre y diciembre. En estos meses podrás encontrar a muchos más animales con sus crías.

ELIGE BIEN LA ROPA

A la hora de elegir tu ropa para tu safari, ten en cuenta que los vehículos de los rangers son totalmente descubiertos. Además, los safaris empiezan por la mañana muy temprano y terminan al anochecer por lo que debes abrigarte mucho.

 

Por último, cabe señalar que no es exagerado que los niños lleguen a llevar ropa térmica. Añade, además, un chubasquero, si vas en temporada de lluvias.

PROPINAS

Normalmente no van a estar incluidas en el precio. Según la costumbre, oscila entre el  10 y el 15%

GUIAS LOCALES

Siempre en manos de un guía local

 

Si vas a viajar a Sudáfrica con niños, lo mejor es que no te la juegues y contrates un guía o te dejes en manos de alguna agencia de viajes local. Unos y otros te podrán ayudar a organizar los alojamientos, los safaris o los desplazamientos y te pueda ayudar con algún imprevisto.

 

Una recomendación

 

Te dejamos la reseña de Africa Sol Safaris, una agencia que opera desde Johannesburgo. Te puede organizar visitas a Ciudad del Cabo y a Johannesburgo. También te puede preparar las estancias los parques y a las reservas privadas del país, centros de recuperación y rehabilitación de animales. Incluso te puede orientar en alguno de los programas de voluntariado en algunos de esos centros de conservación.

DEVOLUCIÓN DE IVA

La legislación sudafricana permite obtener la devolución del IVA (15% del precio) de todos los productos que compres en Sudáfrica. Basta con que superen los 250 Rands (poco más de 17 euros). Respecto de los servicios, como transporte o alojamiento, no se permite dicha devolución.

 

Pide y guarda las facturas y asegúrate de que en ellas aparece el número de identificación fiscal del vendedor. Así, podrás obtener la devolución en los mostradores de tax refunds que hay en los aeropuertos.

 

Por último, si vas a hacer compras por importes elevados, lo mejor es que consultes en la página web de la autoridad tributaria de Sudáfrica, la South African Revenue Service (SARS).

PARA ENTENDER MEJOR LO QUE VAS A VER

Un poquito de Geografía e Historia…

 

En primer lugar, Sudáfrica tiene una extensión de 1,2 millones de km2 y una población de casi 60 millones de habitantes. Conviven diversos grupos étnicos con descendientes de inmigrantes europeos. Una república bicameral con dos capitales, Pretoria y Ciudad del Cabo. Por último, once lenguas oficiales permiten que te hagas una idea de la diversidad que encierra este país.

 

Economía

 

En segundo lugar, su economía, en contra de lo que es la regla general en África, ha dejado apoyarse en la agricultura. Desde la fiebre del oro (desde 1886) y, antes, la de los diamantes (desde 1871), el principal motor del país sigue siendo la minería. Sin embargo, y hasta ahora, el turismo cada vez obra más protagonismo.

 

Historia más reciente…

 

Por último hay que decir que su historia más reciente ha sido muy convulsa, desde que en 1910 se creara la Unión Africana. Si por algo este país ha sido más conocido es, desgraciadamente, por el Apartheid.

 

Se trata de una política implantada desde 1948 a la que pusieron fin las elecciones celebradas en 1994. Fruto de aquello, varios de sus protagonistas, como Nelson Mandela o Frederik De Klerk, recibieron el Premio Nobel de la paz. Aun así, sigue existiendo en el país mucho camino por recorrer.

Maravillas de la naturaleza

 

En Sudáfrica podrás encontrar una naturaleza exuberante por donde quiera que mires.

 

En primer lugar, al este, tienes la cordillera de Drakenberg, donde se encuentra el segundo pico más alto de África, el Thabana-Ntlenyana, con más de 3.400 metros de altitud.

 

Por otro lado, lindando con Botsuana, está el desierto del Kalahari. Al suroeste, el Cabo de Buena Esperanza y la ciudad más atractiva para el visitante, Ciudad del Cabo.

 

Por último, al nordeste, se encuentra el Cañón del Blyde, que te dirige a una de las estrellas del país: el Parque Nacional de Kruger. El Parque recibe ese nombre en honor a Paul Kruger, uno de los presidentes más carismáticos de la zona de Transvaal. Es en esa zona donde se ubica la mayor parte del parque nacional.

PROPUESTAS PARA VIAJAR A SUDÁFRICA CON NIÑOS

Viajar a Sudáfrica con niños - mercadillo en la plaza de Hector Pieterson en Soweto

PROPUESTAS PARA VIAJAR A SUDÁFRICA CON NIÑOS

Son muchas las posibilidades que ofrece el país. Si vas a viajar a Sudáfrica con niños, te dejamos dos propuestas pensando en ellos. En primer lugar, nuestras propuestas para conocer las reservas privadas y algunos santuarios de animales. Y en segundo lugar, un itinerario por la ciudad de Johannesburgo.

RESERVAS Y SANTUARIOS DE ANIMALES

En sus parques nacionales y reservas privadas podrás encontrar no sólo los big five -el león, el leopardo, el rinoceronte, el búfalo y el elefante-.

Los big five son llamados así por su dificultad para ser cazados. Pero también te toparás con una infinidad de especies tanto en el interior. En el interior encontrarás fácilmente jirafas, antílopes, primates, cocodrilos, hipopótamos. En la costa, dependiendo de la época del año podrás ver focas, ballenas, pingüinos o tiburones.

Nosotros hemos elegido la reserva de Entabeni, libre de malaria, y los santuarios de animales de Hartbeespoort, en las afueras de Johannesburgo.

JOHANNESBURGO Y SOWETO

Si vas a viajar a Sudáfrica con niños, no dejes de recorrer la ciudad de Johannesburgo. Así, podrán conocer de primera mano los efectos que el Apartheid ha tenido y aún tiene en la sociedad sudafricana. Eso sí, hazlo de la mano de un guía porque es una de las ciudades más peligrosas del mundo y no conviene hacerlo por tu cuenta.

En primer lugar, dirígete a Constitution Hill y entra en el Tribunal Constitucional. Después, recorre en coche el centro de la ciudad hasta llegar a Carlton Center. Es el edificio más alto de la ciudad y tiene en sus últimas plantas un mirador.

Desde allí podrás dirigirte a Soweto. En este barrio te recomendamos, primero, las Orlando Towers, símbolo de Soweto. Después, la plaza de Hectro Pieterson y, por último, la casa de Nelson Mandela. Además, podrás acercarte a ver el FNB Stadium, donde España ganó en 2010 su primera Copa del Mundo de futbol.

¡SUSCRÍBETE!

Si deseas recibir los últimos artículos que publiquemos sobre nuestros viajes, suscríbete a nuestro blog y permanece atento a tu buzón de entrada. Al enviarnos tu Email, estás aceptando la política de privacidad.

Tu suscripción ha sido activada con éxito

Pin It on Pinterest

Este sitio web utiliza cookies de terceros para ofrecerte un servicio más personalizado. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar