Beverly Hills Viajar a Los Angeles con niños

De Hollywood a Beverly Hills

La meca del cine

Quizás esta sea la etapa que pueda ser mediática de todo tu recorrido por Los Ángeles ya que toda la familia va a estar encantada de visitar los archiconocidos Hollywood y Beverly Hills. Realizarla te podrá llevar una mañana o una tarde.

Destinos en mapa

El observatorio Griffith

Un buen punto donde comenzarla puedes ser el Observatorio Griffith, (1) que, junto con el cartel de Hollywood, se ha convertido en uno de los iconos de la ciudad. Ubicado en el monte Hollywood a unos 350 sobre el nivel del mar, se inauguró en 1935, gracias al dinero legado por Griffth J. Griffith a su muerte en 1919. La única condición que puso fue que el acceso fuera gratuito para el público. Desde el observatorio obtendrás una bonita panorámica de la ciudad, así como del cartel de Hollywood. Después de una profunda restauración y ampliación iniciada en 2002 – el teatro Leonard Nimoy y la cafetería son de esta época-, volvió a abrir al público en 2006.

El aparcamiento (2) está justo antes de llegar al edificio. Recuerda que tienes que pagar en alguna de las máquinas, si bien si llegas al Observatorio en horas y/o días en que está cerrado, no tienes que pagar, así que infórmate o pregunta después de estacionar. Como te decíamos la entrada al observatorio es gratuita, salvo a algunas instalaciones como el Planetario. El planetario tiene varias exhibiciones. Si viajas con niños menores de 5 años, ten en cuenta que solo son admitidos a la primera exhibición del día. No obstante consulta en la página web si tienes pensado ver alguna.

Antes de entrar al Observatorio a tu derecha hay un mirador (3) desde el que podrás tener tu primera panorámica del famoso cartel de Hollywood. Igualmente, si rodeas el edificio podrás tener otra panorámica de la ciudad de Los Ángeles.

The Hollywood Sign

La siguiente parada la puedes hacer para ver un poquito más de cerca -aunque no mucho- el famoso cartel de Hollywood. Como curiosidad te diremos que el original fue construido en 1923 en metal blanco con 4.000 bombillas y en él no aparecía la palabra Hollywood sino Hollywoodland. El cartel fue objeto de sucesivas reparaciones. En 1939 se eliminaron las bombillas y en 1947 se suprimió la palabra Land.

En 1978 se lanzó una nueva campaña para reparar el cartel y diferentes personas donaron las correspondientes cantidades para restaurar cada una de las letras. La letra “O” fue restaurada gracias a una donación realizada por el cantante Alice Cooper en honor a Groucho Marx, que había muerto el año anterior. En la actualidad, del cuidado del cartel se encarga una organización sin ánimo de lucro llamada Hollywood Sign Trust.

Te dejamos la referencia de un punto de fácil acceso en coche (5), con posibilidad de aparcamiento y que aun sigue siendo accesible para los visitantes. Puedes bajar con el vehículo hasta el cruce de Mulholand Hwy con Canyon Lake Drive, en el que podrás aparcar en alguno de los espacios habilitados a ambos lados de la carretera para después ir subiendo hasta obtener alguna perspectiva que te guste para obtener una simpática foto (6). Si los niños son pequeños, no hay mucho trafico y viajas con otro adulto, puedes dejarlos directamente al inicio de la cuesta (6), aparcar el coche y después subir tú solo.

Hollywood Boulevard

Hollywood & Highland

La siguiente parada de nuestra ruta de hoy es Hollywood Boulevard. Si vas en coche te dejamos la referencia para aparcar en el centro comercial Hollywood & Highland (7). Si aparcas aquí, recuerda bien donde has dejado el coche y por qué puerta has subido porque es un poco complicado. Esta zona también está incluida en los recorridos de los autobuses turísticos y está a menos de media hora desde la zona de Santa Mónica o del downtown por lo que también te puedes acercar a ella en taxi o en Uber.

Nada más salir del centro comercial, te encontrarás con el teatro El Capitán (8), que junto con Chino y el Egipcio, fueron los primeros teatros que Sid Grauman construyó en la zona en los años veinte. Data de 1926 y en los años cuarenta se convirtió en un cine -Ciudadano Kane se estrenó aquí-. En 1989 fue comprado por los estudios Disney y desde entonces muchos de sus estrenos se proyectan aquí.

Teatro Dolby

El centro comercial se encuentra también al lado del Teatro Dolby (9), célebre por albergar la ceremonia de los Oscar. Dependiendo del tiempo y del presupuesto, podrás dedicarle más o menos tiempo a esta zona. Tanto el Teatro Dolby como el Teatro Chino (10) organizan tours guiados para poder conocer su interior.

Teatro Chino

En el Teatro Chino podrás también ver una película de cine o buscar en la entrada las huellas de tu artista favorito, tanto del Hollywood clásico como de estrellas actuales.

Las primeras estrellas en dejar su huella en la entrada en 1927 cuando se inauguró el teatro fueron Mary Pickford y Douglas Fairbank, una de las parejas mas mediáticas de su época, protagonistas de la primera adaptación al cine de  la comedia de William Shakespeare “La fierecilla domada” y fundadores, junto con otros actores, de la compañía cinematográfica United Artists, posteriormente adquirida por Metro-Goldwin-Mayer en 1981.

Hotel Roosevelt

Prácticamente delante del Teatro Chino, encontrarás el hotel Roosevelt (11), construido en 1927. Desde entonces ha alojado a muchas estrellas míticas de Hollywood como Montgomery Cliff o Marilyn Monroe, y aún sigue siendo sede de alguna de las fiestas que se celebran después de la gala de los Oscar. De hecho la primera ceremonia de los Oscars, en 1929, se celebró aquí.

Paseo de la fama

En el paseo de la fama (12) podrás jugar a localizar la estrella de tu artista favorito o, más interesante, a buscar algún actor reconocido que aún no la tenga. Construido en 1960, la primera estrella se la llevó el director Stanley Kramer, conocido por películas como “Solo ante el peligro”, “Adivina quién viene esta noche” o “¿Vencedores o vencidos?”. Cada estrella tiene un signo que identifica la industria a la que pertenece: una cámara cinematográfica para la industria del cine, un televisor para la televisión, un gramófono para la de la música, un micrófono para la radio y una máscara para el teatro.

Julia Roberts no tiene su estrella. Pero te puedes consolar dejándote caer en el Hotel Las Palmas (13), en la avenida del mismo nombre, donde se rodó la escena final de “Pretty Woman”, en la que Richard Gere, montado en una limusina paraguas en mano, se reencuentra con la actriz.

Museo de Hollywood

En tu camino pasarás por el Museo de Hollywood (14), ubicado en el edificio Max Factor, conocido por convertirse en el primer lugar donde estrellas de cine y señoras de la alta sociedad pudieron acudir para maquillarse. El edificio ahora alberga el museo, repleto de fotografías, vestidos y elementos utilizados en multitud de películas de Hollywood, así como la recreación de algún escenario de películas como “El Silencio de los Corderos”. Sólo para apasionados del cine, pero si has ido a Hollywood Boulevard seguro que lo eres. Igualmente dejarás a tu izquierda el teatro Egipcio (15). Construido en 1922, el mismo año en que se descubrió la tumba de Tutankamon, y restaurado en 1998, ahora alberga la Cinemateca americana.

Sunset Boulevard

Paralela a Hollywood Boulevard discurre la igualmente conocida Sunset Boulevard. Si tienes coche puedes comenzar el recorrido en el número 6671, para, sin bajar del vehículo, dirigir la vista a la acera de la derecha y contemplar lo que se dice que fue uno de los primeros centros comerciales de Los Ángeles, el Crossroads of the World (16), ahora convertido en edificio de oficinas. Desde allí te puedes dar un largo paseo motorizado hasta llegar a Beverly Hills.

En tu camino puedes parar en la zona comercial de Sunset Plaza (17) o pasar por el Hotel Beverly Hills (18), favorito de las estrellas de cine desde que abrió en 1912 y en el que la habitación no baja de los 1.000 dólares. Si tienes tiempo, también puedes aprovechar para dar un paseo por Bel Air (19) aunque la densa vegetación que rodea a las mansiones no te permitirá ver mucho.

Rodeo Drive

Para rematar esta ruta “del lujo”, puedes acabar en Rodeo Drive (20) después de haber dejado el coche en algún aparcamiento cercano (21). Date un paseo por la tan conocida calle, admirando los escaparates de sus tiendas y, si el bolsillo lo permite, entrando en alguna de ellas. En las calles adyacentes, hay restaurantes entre los que podrás elegir alguno para cenar.

En la calle North Beverly Drive, paralela a Rodeo Drive, podrás encontrar una opción no tan cara en Cheesecake Factory y probar sus hamburguesas y sus tartas. Justo enfrente de las escaleras de Rodeo Drive (22), se encuentra el Hotel Wilshire. Construido en 1917, esta catalogado como Lugar Histórico desde 1987. Richard Gere y Julia Roberts se alojaron aquí en la película de Pretty Woman.

¿Pensando en un viaje más largo a Los Ángeles? Consulta más destinos y recomendaciones sobre esta ciudad, así como los consejos que te dejamos para viajar a California y Estados Unidos.

De Hollywood a Beverly Hills
5 (100%) 1 vote[s]


Pin It on Pinterest

Share This

Este sitio web utiliza cookies de terceros para ofrecerte un servicio más personalizado. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar